El hielo seco, un producto que aumenta su presencia en España

El hielo seco, también conocido como nieve carbónica, no es otra cosa que el CO2 (dióxido de carbono) en estado sólido. Este compuesto descubierto por Thirolier (químico francés), en 1835, guarda parecidos razonables con el hielo normal, tanto por su temperatura como por su apariencia estética, aunque cuando se sublima no deja residuos de humedad. Esta diferencia fundamental se debe a que su base no es agua, y es que su estado natural es gaseoso, incluso cuando las temperaturas son muy bajas (-78 ºC)

El hielo seco, pese a haber sido descubierto en el siglo XIX, no se comenzó a utilizar hasta la mitad del siguiente siglo con fines comerciales. Los primeros usos estuvieron dirigidos al relleno de extintores para dispositivos aéreos en Priest (Nueva York). Desde entonces, este producto no se ha detenido en su conquista de los más diversos y variados sectores.

El único riesgo que conlleva trabajar con el hielo seco es que se requieren que los envíos se lleven a cabo en condiciones de frío extremo, alrededor de los -78,5 ºC. Esto implica la necesidad un cuidadoso manejo, no hacerlo de esta manera podría producir graves quemaduras por frío, por lo que se requieren expertos y que estos vayan equipados apropiadamente, con guantes aislantes, gafas de seguridad y pinzas para atrapar las piezas de hielo.

Usos del hielo seco

El hielo seco se sublima (pasa de estado sólido a gaseoso directamente), es decir, no pasa por el estado líquido y, por lo tanto, no deja ningún tipo de residuo. Por otro lado, es inodoro e incoloro, tóxico o inflamable, además de poseer propiedades antibacterianas. Todas estas cualidades lo convierten en un producto ideal para la restauración y la alta cocina, dos de sus usos más populares, pero la variedad de posibilidades es mucho mayor.

Para la cocina y la restauración

En efecto, este es posiblemente el sector que más ha popularizado la nieve carbónica. Este producto ha abierto las puertas a todo un mundo de posibilidades para la creación de nuevos platos innovadores, sorprendentes y muy atractivos para el público en general. El abanico en este sector es muy amplio, el hielo seco permite crear presentaciones espectaculares, con infusiones frías, nieblas aromáticas, texturas con contrastes fríos – calientes, mousses y foies, y todo tipo de cócteles.

Para investigaciones médicas y científicas

Su uso cada vez es más habitual para una conservación óptima de productos farmacéuticos y biológicos, así como para los órganos destinados a trasplantes. El campo de investigación de posibilidades continúa con el mantenimiento de elementos a bajas temperaturas, la rápida y ultra congelación de células, bacterias y virus, así como el enfriamiento en operaciones y reacciones exotérmicas.

En la industria

Con el hielo seco en el sector industrial se permite o facilita ensamblar y ajustar piezas por el efecto denominado de contracción pro frío. Así mismo, es utilizado para el rasurado o la eliminación de las barbas de los plásticos moldeados y piezas de caucho y para la molienda criogénica para obtener tamaños de partículas ultrafinas y uniformes.

Para urgencias en equipos frigoríficos y para la distribución

El hielo seco se presenta como una alternativa ideal para llevar a cabo reparaciones de emergencia en aquellos casos en los que se produzca una desconexión imprevista en los equipos frigoríficos. Así mismo, es de gran utilidad para mantener la cadena de frío y evitar de este modo que los productos pierdan su protección durante el mantenimiento por los que periódicamente deben pasar los equipos frigoríficos.

Sin embargo, sobre todo se utiliza para el transporte del material en camiones, trenes, barcos o aviones para que esta cadena de frío no se vea interrumpida en las grandes distancias.

En el sector agroalimentario

También es muy frecuente su uso en este sector, ya que ofrece resultados óptimos para el enfriamiento de la masa en las amasadoras durante el picado, mezclado y amasado de la carne, en la refrigeración de la uva, en la ultra congelación rápida de productos del mar y demás alimentos, para la regulación de la temperatura en cubas de agua… Y, con mayor importancia, para el mantenimiento de la cadena en frío de los alimentos ya mencionados en el punto anterior, capaz de permitir el recorrido de grandes distancias manteniendo una temperatura estable y sin producir ningún tipo de residuo.

En la agricultura

Directamente relacionado con el sector agroalimentario, cabe señalar la eficacia que tiene como aplicación directa sobre el campo para combatir la presencia de distintas plagas, como la de los roedores, los topos o diferentes tipos de insectos que dañan las cosechas. Estos procesos están autorizados por la actual legislación europea.

Limpieza criogénica

Este tipo de limpieza se lleva a cabo con un tipo de tecnología que utiliza gránulos de hielo seco para limpiar sin recurrir al agua, pero tampoco a productos químicos para reemplazar el trabajo de limpieza manual. Esta actividad se lleva a cabo proyectando partículas de nieve carbónica a altas presiones sobre instalaciones que pueden sufrir daños por el uso del agua, como pueden ser aquellas que soporten sistemas eléctricos.

Enfriamiento de aparatos electrónicos

En el uso masivo de aparatos electrónicos y centrales de dispositivos informáticos, el overclocking o enfriamiento es cada vez más recurrente y útil, ya que mejora el rendimiento de estos circuitos, logrando acelerar notablemente la transmisión de sus señales eléctricas.

Hielo seco para los espectáculos

En este sector se usa para lograr una mayor espectacularidad, para hacer resaltar el efecto que producen los focos y láser, gracias al efecto de refracción que ofrece su humo. Por otro lado, también es recurrente en bares y discotecas para las zonas de baile con cañones de humo a partir de hielo seco o para dar un efecto especial en los cócteles.

Para la construcción

Puede llegar a sorprender, pero también en el sector de la construcción el hielo seco tiene aplicaciones. Concretamente, se utiliza para congelar el suelo y las tuberías de agua para obtener un tapón de hielo antes de proceder a su mantenimiento. Se trata de un elemento realmente práctico, ligero y barato, pero con la capacidad suficiente para actuar como casetón o cimbra no recuperable. Se usa recurrentemente para aligerar losas de concreto.

En el sector de la química

Con grandes parecidos a los usos que se le da en la industria farmacéutica, médica y científica, es decir, su capacidad más destacable es la de enfriar rápidamente, una aplicación que sirve tanto para plantas como para reactores.

Con este elevado número de aplicaciones no es de extrañar que se haya convertido en un elemento de gran interés con una alta demanda.

¿Estas interesado en comprar hielo seco para tu empresa? Prueba los productos de Hielodry

Riesgos por un mal uso del hielo seco

El hielo seco o nieve carbónica se ha hecho muy popular en el sector industrial por sus cualidades para el transporte de muestras congeladas, la

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
Soy Mari, ¿Necesitas ayuda?